10 TIPS PARA COMUNICAR CON ÉXITO

enero 16, 2017 - 11 minutos de lectura

tips

«Quien sabe pensar, pero no sabe expresar lo que piensa, está a la altura de quien [cadigenia]recursos-10no sabe pensar»

Esta frase fue acuñada por Pericles, un importante e influyente político y orador ateniense de la edad de oro de la ciudad. Desde luego que tenía claro lo importante que es saber expresar una idea, ser convincente y lograr que el auditorio conecte con el discurso.

Parafraseando a George Steiner en su acertada reflexión: «lo que no se nombra no existe», podríamos decir que «lo que no se comunica bien, no se recuerda». Y si no se recuerda, ha sido ineficaz.

Aquí te mostramos algunas recomendaciones de utilidad para tus exposiciones. Hablar en público no es fácil, pero es una habilidad que puede entrenarse. Recuerda que la comunicación es algo inherente al ser humano y la tenemos presente en todo momento. Cuando miramos a alguien, realizamos un gesto de aprobación o desaprobación, cuando tuiteamos, cuando compartimos un café, cuando saludamos o guiñamos un ojo, incluso cuando mantenemos un silencio también estamos comunicando.

La comunicación nos sirve para tener relaciones exitosas, ya sean laborales o personales. Estos consejos están pensados para realizar intervenciones comunicativas delante de público, como presentar un trabajo en la universidad, realizar una propuesta en una asamblea, presentar un proyecto, plantear una reunión de comunidad, etc. El foro puede ser diverso, pero con estos trucos seguro que logras captar la atención de las personas asistentes.

¿Comenzamos?

1.- PREPARA BIEN LA INTERVENCIÓN, PERO NO LA MEMORICES

[cadigenia]recursos-05

Tener bien preparada tu intervención te dará seguridad y eso se transmitirá en la exposición. Debes saber al menos tres veces más de lo que vas a exponer, eso te permitirá improvisar, contestar preguntas expontáneas del público y tener argumentos suficientes para otorgarle dinamismo y credibilidad a lo que dices. Es muy importante que tengas las ideas muy claras, y que no sea un discurso memorizado. Soltar una parrafada como un papagallo nunca funciona, a no ser que seas una actriz de la categoría de Meryl Streep. El público agradece la frescura y eso, te conecta directamente con el auditorio.

2.- CONTROLA LOS NERVIOS

[cadigenia]recursos-04

Esto puede parecer muy difícil si no estamos acostumbrados/as a hablar en público con asiduidad. El entrenamiento es fundamental, ya que a medida que vamos arriesgando, vamos ampliando nuestras capacidades y vamos midiendo lo que somos capaces de hacer en situaciones diversas e incluso adversas.

Todo el mundo no somatiza sus miedos de la misma manera. Hay personas a las que les duele el estómago, otras que se ruborizan alcanzando el color de un salmorejo cordobés, hay otras a las que les tiembla el pulso, etc.

Lo interesante es que descubras cómo somatizas tu miedo, para poder poner remedio. La respiración funciona siempre si la haces bien. Hacer respiraciones relajantes y diafragmáticas antes del discurso, calma nuestro ritmo cardiaco y nos equilibra. Si por ejemplo tu problema es que te tiembla el pulso, intenta no sostener un papel mientras estás hablando. El papel se moverá más que un abanico en Lebrija y el público se centrará en eso más que en tí. Sostén un bolígrafo, por ejemplo, apoyarte en este sencillo elemento a la hora de hablar, puede darte la seguridad que necesitas.

Investiga y prueba que truco te funciona mejor.

3.- SE ORIGINAL, SE INTERESANTE Y DEJA CON GANAS DE MÁS…

 

recursos-07Seguro que sabes lo que es un Teaser. Un Teaser es una campaña de intriga o de prelanzamiento de un libro, una película… Es ese trocito promocional que nos deja con la miel en los labios y con el deseo de saber más.

Hay discursos que son un auténtico tostón, y que al escucharlos estás pensando en lo que vas a cenar, en las pelusas que tiene el jersey del de delante o en el color tan feo que tiene la pared de la sala. Si no quieres aburrir con tu discurso, conviértelo en un «teaser». Es mejor dejar con ganas de más, que aburrir invitando a la desconexión. La gente te preguntará, y eso te dará pie a ampliar la información de lo que quieres decir.

Si te hacen preguntas, es señal de que has captado el interés de alguien.

4.- BARRIDO OCULAR

[cadigenia]recursos-13Normalmente tendemos a mirar a aquella persona que asiente y sonríe a todo lo que decimos. Siempre hay alguien complaciente en el público que nos refuerza y nos hace sentir bien; a mí me gusta llamarla «persona gancho». La tendencia natural en situaciones de nerviosismo es mirar única y exclusivamente a la «persona gancho». Está bien recurrir a ella en casos de bloqueo, pero recuerda que hay más gente escuchándote y si no las miras pueden perder el interés. Debes incluir a toda la sala en tu discurso, deben sentirse parte de lo que dices, para eso, debes intentar mirar a todo el mundo haciendo lo que en comunicación no verbal se llama: «barrido ocular».

5.- NATURALIDAD ANTE TODO. NO FUERCES PALABRAS. NI OCULTES TU ACENTO

 

recursos-11Imitar un acento que no es el tuyo es un error, además puede resultar bastante ridículo. El acento otorga identidad y personalidad. Renegar la manera propia de hablar e imitar otra, puede terminar convirtiéndose en algo que te distraiga de tu objetivo comunicativo. Es más, puede que las personas receptoras le presten más atención a ese hecho anecdótico que al propio discurso en sí. Si lo que vas a decir es interesante, decirlo con tu propio acento es un acto de reivindicación y la única manera de que se empiece a percibir a nivel social de manera profesional.

Eso sí, vocalizar es fundamental. La vocalización se asienta en el proceso de fonación (que no tiene nada que ver con el acento). Vocalizar es un trabajo muscular que permite la emisión de sonidos entendibles. Puedes practicar abriendo y cerrando mucho la boca antes de tu discurso, de manera que los músculos tengan mayor capacidad de movimiento y te resulte más fácil.

6.- NO DES RODEOS. VE AL GRANO

 recursos-14

No intentes transmitir demasiados conceptos ni muchos contenidos. El público retendrá una, dos o tres ideas a lo sumo de lo que vayas a decir, no más. No le apabulles con información superflua que no aporta nada al mensaje principal. Eso no significa que lo que vayas a decir, lo digas de manera seca y sin más. La información se puede contar de muchas maneras, utiliza la más atractiva.

7.- TEN RECURSOS A MANO, POR SI TE PIERDES

 

[cadigenia]recursos-08Utilizar anécdotas, historias o vivencias personales nos conecta con la gente. Es una manera de captar inmediatamente la atención de aquellas personas que están dispersas. Aprende a leer el lenguaje no verbal del público, y cuando detectes dispersión, utiliza este recurso para engancharles de nuevo. No falla.

8.- MANTÉN EL RITMO

 

[cadigenia]recursos-06A veces hablamos demasiado rápido para salir del paso y acabar cuanto antes. Eso denota inseguridad, nerviosismo y le resta toda la importancia posible a la información que ofreces. Debes procurar que la velocidad de tu discurso sea adecuada. Dale ritmo y varía en algunas frases y partes que necesitan más o menos tiempo. Hay que darle «aire» al discurso, debes pararte cuando sea necesario para que el público asimile lo que estás diciendo, a eso también se le llama: «pausa reflexiva». Eso también te permite beber agua, tranquilizarte y ordenar las ideas que a continuación vas a exponer.

9.- UTILIZA EL SENTIDO DEL HUMOR, SONRÍE

 

[cadigenia]recursos-09El sentido del humor indica inteligencia. Permite acercar posturas. Funciona incluso con gente que mantiene opiniones contrarias. Relájate y no te pongas a la defensiva. Una sonrisa apaciguadora o una broma inocente (¡ojo! sin ironías punzantes) puede hacer que se resuelva con éxito un enfrentamiento comunicativo.

10.- VISUALIZA EL DISCURSO CON ÉXITO

 

[cadigenia]recursos-10Hay quien aconseja que para perder los nervios antes de empezar a hablar, hay que imaginarse al público desnudo. Es una manera de verlos vulnerables, indefensos y sentirte con más seguridad ante ellos/as. Pero puestos a imaginar, en lugar de imaginar que el público es más pequeño, prefiero que imagines que TU ERES GRANDE.